Nuestro proyecto “Apadrina una olivera” se centra en una pequeña finca situada en el término municipal de Ulldecona, en la comarca del Montsià (Tarragona). Allí contamos con cien olivos centenarios, que nuestra familia, generación tras generación, han cuidado y trabajado con mucho cariño. A pesar de la situación en la que se encuentra en la actualidad el mundo de la agricultura, nuestro principal deseo es seguir cuidando y trabajando los olivos de una forma más ecológica y sostenible posible. Éste es el punto de partida de nuestro proyecto.